¿Fuerza de voluntad o enfermedad? Acabemos con el estigma


Algunos problemas de salud están mucho más estigmatizados que otros. Actualmente, gran parte de la sociedad aún considera que ciertas enfermedades dependen de la fuerza de voluntad de quienes las padecen.

Así, se tiende a culpar a los pacientes y empeorar sus problemas, ya que estos reciben menos apoyo y suelen sentirse aislados, juzgados e incomprendidos.

Adicciones

El problema más estigmatizado de todos es, sin duda, la adicción. Hay muchos tipos de adicciones, aunque no todas sean igual de dañinas. Cuando alguien repite un comportamiento que le hace daño y también afecta a su entorno, todo el mundo le señala con el dedo.

La realidad es que la famosa guerra contra las drogas no ha hecho más que empeorar la situación. Las personas con problemas de adicción graves necesitan apoyo, no castigo.

Aunque a corto plazo parezca que la criminalización y las intervenciones ayudan, no solucionan la causa del problema. Y las recaídas son, en muchos casos, peores que el problema inicial.

Además, el estilo de vida actual se centra en fomentar patrones adictivos. El consumismo se basa en hacernos creer que necesitamos comprar y hacer muchas cosas que en realidad no necesitamos.

También se potencia la adicción al trabajo, calificándola como éxito y productividad. Hay muchos más ejemplos, como la necesidad de aprobación potenciada por las redes sociales. O la necesidad de estar siempre conectados por miedo a sentirnos aislados.

Mientras el foco principal sea eliminar el uso de ciertas sustancias o limitar ciertos comportamientos, como el juego, no se reducirá la tasa de adicción.

La única forma de solucionar el problema es tratar la falta de conexión y el vacío que las personas llenan con su comportamiento adictivo.

Por este motivo, la guerra contra las drogas no hace más que fomentar la adicción. Se basa en castigar al paciente y exigirle que solucione el problema con su fuerza de voluntad. Echa un vistazo a este artículo sobre el tema.

Fuerza de voluntad - TCA

Trastornos de la conducta alimentaria

Otros problemas que se asocian erróneamente a la fuerza de voluntad son los trastornos de la conducta alimentaria (TCA). Se estigmatizan porque, desde fuera, parecen estar causados directamente por las acciones de los pacientes.

De nuevo, nos encontramos ante el mismo problema. Estos trastornos son consecuencia de un problema previo. Cambiar el comportamiento sin solucionar su causa no soluciona el problema a largo plazo.

Además, igual que ocurre con las adicciones, quienes tienen estos problemas suelen sufrir burlas, desprecios y todo tipo de maltrato psicológico por parte de la sociedad. Así, solo se potencia el problema y se reduce la posibilidad de que la gente pida ayuda.

Es obvio que insistir en que las personas se recuperen a partir de su fuerza de voluntad tampoco tiene sentido en estos casos. Aquí te dejo un artículo al respecto.

Fuerza de voluntad - Desesperación

Depresión, ansiedad y otros problemas de salud mental

Estos problemas se hallan muchas veces detrás de los que acabamos de comentar. Los problemas salud mental y emocional son causantes de numerosas conductas compulsivas y restrictivas.

El problema es que estos casos también cuentan con un gran estigma. Damos por hecho que debemos ser capaces de vivir bajo niveles de estrés y sobrecarga emocional extremos. En consecuencia, la depresión y la ansiedad se consideran un signo de debilidad o, en el peor caso, una excusa.

Por distintos motivos, impiden que llevemos a cabo actividades que no suponen un esfuerzo para otras personas. De nuevo, desde fuera se tiende a pensar que, con fuerza de voluntad, los pacientes deberían cumplir con sus obligaciones.

Nadie pone en duda que el mismo tipo de trabajo puede desencadenar un problema físico en una persona y en otra no. ¿Por qué, cuando se trata de salud mental, damos por hecho que todos debemos poder con todo?

Hay quienes pueden cargar mucho peso sin lesionarse y hay quienes pueden soportar mucho estrés sin consecuencias negativas. Cada persona tiene unas capacidades físicas y mentales. Ambas se pueden trabajar y mejorar hasta un punto, pero no se puede pretender que todos seamos iguales.

Y acusar de falta de voluntad a quienes sufren ciertos problemas de salud es totalmente erróneo e injusto.

Fuerza de voluntad - Fatiga

Enfermedades crónicas invisibles

Por último, también hay numerosos problemas de salud crónicos limitantes, como la fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica. Lamentablemente, mucha gente aún se niega a creer que estos problemas son reales y juzgan a quienes los sufren por no hacerse cargo de sus responsabilidades.

Se asume que los pacientes son menos activos por falta de voluntad porque no se puede probar la existencia de estas enfermedades. Pero este argumento ya no tiene sentido, pues se ha demostrado que estos problemas tienen causas que no son puramente psicosomáticas ni psicológicas.

Puedes consultar algunos de estos descubrimientos en este artículo sobre la fibromialgia y en este otro sobre el síndrome de fatiga crónica y la sensibilidad química múltiple.

Estos avances demuestran que, una vez más, a medida que la ciencia avanza, se descubren causas que antes se consideraban inexistentes. En otras palabras, se demuestra que muchos pacientes han sufrido las consecuencias del estigma debido a suposiciones erróneas.

Dar por hecho que algo no es posible porque aún no se ha descubierto es uno de los errores más habituales. Nos aferramos a la evidencia científica actual y olvidamos que sus conclusiones han ido cambiando a lo largo del tiempo.

Que algo no se conozca aún no significa que no exista. Por desgracia, hoy en día tendemos a dar por hecho que el paciente miente o exagera a menos que se demuestre lo contrario.

Fuerza de voluntad - Juzgar

El sistema actual fomenta el estigma

La sociedad y el sistema actuales son la causa principal de que todos estos problemas hayan aumentado dramáticamente en los últimos años. Pero, a la vez, se muestran totalmente intransigentes con quienes los sufren.

La adicción es la que sale peor parada, especialmente cuando se trata de sustancias ilegales, ya que se criminaliza. Pero todos los casos están extremadamente estigmatizados. Se culpa a quienes los sufren, empeorando así su situación.

También dificultan que las personas con estos problemas busquen ayuda o hablen con alguien por miedo a ser etiquetadas y aisladas. Además, debido a la falta de ayudas y apoyo, muchos pacientes se quedan sin trabajo y sin opciones para poder vivir por sí mismos.

Mientras la hiperactividad y las apariencias sean los pilares principales del estilo de vida actual, es muy probable que todos estos problemas sigan en aumento. Combatir el estigma y los prejuicios es fundamental para mejorar la salud general de la población. Debemos cambiar antes de que sea demasiado tarde.

¿Has sido víctima del estigma debido a alguno de estos problemas? ¿O tal vez por otras causas que no he mencionado? ¡No dudes en añadirlas en los comentarios a continuación!


Mar

Mar

Hace tiempo que perdí la cuenta de mis diagnósticos: ansiedad, depresión, fatiga crónica, cervicalgia crónica, intestino irritable, fibromialgia... Y en el camino he descubierto que no somos el problema, sino el síntoma de una sociedad enferma que nos estigmatiza.

Somos muchos los que sufrimos día a día y no podemos adaptarnos a las exigencias del sistema actual. No estamos solos. Aquí hay un hueco para ti. Juntos somos más fuertes y nuestra sensibilidad nos hace más humanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *